¿El relleno de tu roscón es nata de verdad?

/

El Ministerio de Consumo da 3 claves para saber si el relleno del roscón es nata de verdad ya que «una práctica muy común en los roscones es sustituir la nata por un mix de grasas vegetales”.

Quedan pocos días para que lleguen los Reyes de Oriente y, con ellos, el tan anhelado desayuno con el roscón, un dulce más que típico de esta época navideña. Sin embargo, no todos los roscones son iguales, y no, no nos referimos solo a sus sabores, de chocolate, nata, frutos del bosque, etc…si no a sus calidades e ingredientes.

Algunas superficies o supermercados traen a sus catálogos roscones a un precio de lo más competitivo, que con el gran gasto que suponen los regalos de navidad, son un gran alivio para el bolsillo del consumidor. Pero no es oro todo lo que reluce, estos precios suelen traer consigo una “falta de calidad” en los ingredientes utilizados para la elaboración de este dulce.

Es aquí donde ha querido participar el Ministerio de Consumo bajo la dirección de Alberto Garzón, dando aviso de cómo podemos conocer si el relleno del roscón es de verdad nata o no. “Una práctica muy común en los roscones es sustituir la nata por un mix de grasas vegetales. Suele estar elaborado a base de grasas y aceites vegetales, donde predominan los de palma, coco y otros mezclados con grasas hidrogenadas”, explican. 

Entonces, ¿cómo sabemos si la nata del roscón que estamos comprando es nata de verdad? Muy simple, siguiendo 3 sencillos pasos, todos ellos relacionados con la información visible en la etiqueta del producto.

PORCENTAJE DE NATA

Comprueba que en la etiqueta aparezca “nata” como ingrediente único del relleno (se mostrará como un porcentaje total del roscón).

LECHE DE VACA

Debe estar hecha a base de leche de vaca. Sin embargo, también puede llevar azúcar y algunos aditivos, conservantes y estabilizantes.

ACEITES VEGETALES

Si contiene aceites de palma, de coco u otras grasas vegetales no es nata, es un mix de grasas vegetales.

El cambio de la nata por otros productos puede parecer algo poco común, pero son muchos los roscones que indican que su relleno es de nata cuando realmente no es así. Esta práctica suele realizarse por una razón puramente económica, ya que la nata es más cara y perecedera que los aceites vegetales utilizados.

Es por ello por lo que médicos, nutricionistas y expertos dan una gran importancia al etiquetado de los productos que consumimos, pues en ellos deben estar registrados todos los ingredientes que se han utilizado para la realización del alimento que estamos consumiendo. Por ley, estos alimentos deben ir en orden de mayor a menor peso, es decir, el primer ingrediente siempre será el que se encuentre en mayor cantidad en el producto.

«Las creencias populares sobre alimentación saludable y la escasa educación nutricional, hace que nos dejemos llevar por el marketing alimentario, que, aunque está regulado a nivel legal, éste utiliza muchas estrategias para promover el consumo de alimentos, que por lo general suelen ser menos saludables», afirma a la Sexta , Isabel Campos del Portillo, dietista-nutricionista, vocal de defensa de la profesión y contra el intrusismo de CODINMA.

PUBLICADO EN EL CORREO DE ANDALUCÍA

Deja una respuesta

Your email address will not be published.